Para la Organización Mundial del Turismo el turismo urbano es una actividad que se realiza en un espacio urbano con sus atributos y que los destinos de las ciudades ofrecen con una amplia y heterogénea gama de experiencias y productos culturales, arquitectónicos, tecnológicos, sociales y naturales para el ocio y los negocios.
Para las Naciones Unidas algo más del cincuenta por ciento de la población mundial reside en zonas urbanas, estimando que en el año 2030 se llegara al sesenta por ciento.
Se considera al turismo como un componente fundamental de la economía y como un elemento importante para el desarrollo urbano, particularmente para las naciones y ciudades que contribuyen con los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

Anualmente el turismo se incrementa de una manera espectacular, demostrando que se ha convertido en un factor clave para el desarrollo socioeconómico en el mundo. Es interesante significar que se ha consolidado afirmándose en uno de los sectores económicos que tiene un rápido crecimiento internacional; de manera tal que se ha ido aumentado cada año, logrando igualar y hasta superar las exportaciones de petróleo, los productos alimenticios o de automóviles.

 

Como en todas las actividades comerciales, la responsabilidad, seriedad y honestidad son fundamentales para que el público se sienta no solo correctamente atendido, sino también con la seguridad que lo que adquiere le será retribuido positivamente.

 

En la actualidad ya no es una novedad los innumerables viajes turísticos en cruceros, en distintos lugares del mundo. Muchos años atrás los viajes en barco entre Europa y América se constituían en una opción, pero la modernización lograda por la aviación los fue circunscribiendo ya no tanto con navegaciones extensas, sino más bien cortas, a pesar que se mantienen con éxito vueltas al mundo e incluso los cruceros más esporádicos entre las Américas y el viejo continente.

 

Es habitual que a los países, en muchas oportunidades se los distinga o se los mencione por diversas circunstancias, ya sean por un suceso determinado, como ser atentados terroristas, asesinatos a presidentes, fuertes temporales climáticos, tsunamis, entre otros o por distintas situaciones políticas y económicas.
Y esto último sucede con países, que como Panamá suelen calificárselos como un paraíso fiscal, desconociéndose otros aspectos importantes de esas naciones, particularmente en lo económico y turístico.