Como en todas las actividades comerciales, la responsabilidad, seriedad y honestidad son fundamentales para que el público se sienta no solo correctamente atendido, sino también con la seguridad que lo que adquiere le será retribuido positivamente.

Y en la actividad turística si bien la gran mayoría de que quienes comercializan venta de pasajes aéreos, ferroviarios o en cruceros, excursiones, viajes a distintos lugares en sus países de orígenes, como a otros lugares del mundo, cada tanto son noticias negativas los casos en que quienes adquirieron algunos de esos rubros se encuentran con la mala información que han sido estafados.
Pero esto generalmente no se da, si bien hay excepciones, en agencias de viajes y turismo que están reglamentadas y autorizadas en su funcionamiento por la Secretaria de Turismo de la Nación.

A veces esas situaciones se han planteado por quienes intentan comercializar productos turísticos sin haber sido habilitados.
Es importante que el público tenga conocimiento que solo pueden expender pasajes, excursiones, etc. aquellas empresas que han sido oficialmente habilitadas por la máxima autoridad turística nacional. No vale solamente con la habilitación comercial de los municipios, quienes en realidad no deberían habilitar a esos comercios sin verificar previamente lo que es autorizado por ley nacional a esos efectos.

Lo mismo ocurre con la venta de los denominados viajes estudiantiles, ya que en muchos casos los establecimientos educacionales por desconocimiento de la ley, permiten la comercialización de este tipo de viajes a promotores que no representan a las agencias de viajes autorizadas. Por lo que los establecimientos educativos debieran asesorarse antes de tomar decisiones frente a la posibilidad de realizar viajes con estudiantes, teniendo en cuenta aspectos importantes de la ley, que entre otras reglamentaciones tiene exigencias de organización, seguros, etc.

En este sentido se acaba de dar un paso muy importante con la reciente habilitación en la ciudad de Buenos Aires del Laboratorio de la FAEVYT (Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo).
El mencionado laboratorio es un elemento de control, ya que cuando se reciba una denuncia de venta ilegal por parte de una agencia de viajes se investigara si la misma tiene legajo o no de habilitación para esas actividades.

Si no lo tiene, se trata de una agencia ilegal y se procederá de dos maneras: por un lado se armara el expediente con la Secretaria de Turismo del gobierno nacional argentino por la actividad ilegal.
Simultáneamente se denunciaran los perfiles en las redes sociales, Facebook e Instagram, como asimismo en las páginas web y se solicitara que se anule ese dominio.

El presidente de FAEVYT, Gustavo Hani ha manifestado que esa entidad esta constantemente “en defensa del trabajo genuino de las agencias de viajes en beneficio del crecimiento y desarrollo de nuestra industria”, añadiendo que “uno de los grandes desafíos que tenemos por delante es dar pelea contra los vendedores ilegales”.
Para Alejandro Lastra, Secretario de Desarrollo y Promoción Turística del gobierno argentino “este laboratorio es un paso adelante para proteger a nuestros empresarios y consumidores en tiempos actuales de innovación y tecnología”.
Es bueno consignar que los agentes de viajes aseguran que otorgan un valor añadido porque son quienes mejor conocen el destino y la experiencia de un viaje.
La garantía en el producto adquirido y una eficiente gestión son motivos para asegurarse un viaje sin sorpresas.

Los agentes de viajes son los que mejor información tienen sobre destinos, vuelos, conexiones, hotelería, cruceros, tramites de visas, pueden de manera rápida confirmar reservas de vuelos y otros servicios, dar cotizaciones, utilizando herramientas tecnológicas profesionales de avanzada.
Además de la calidad de los servicios contratados, los clientes pueden estar en contacto permanente con la agencia que le vende un producto le brinda la tranquilidad ya que puede acudir a la misma, desde cualquier lugar del mundo, ante circunstancias imprevistas.

Otro aspecto importante es que las agencias ofrecen la posibilidad de contratar un seguro de viaje que cubra posibles incidencias durante su viaje.
Para Jorge Fabregues, empresario turístico en Viedma, en la Patagonia, que preside la AEVYT (Asociación de Empresas de Viajes y Turismo de la zona atlántica), procuran “la jerarquización normativa de las distintas áreas que comprende a la actividad turística, en el ámbito público y privado”.
Es partidario “de promover la más estrecha colaboración con todas las entidades -hoteleras, transporte, gastronómicas- que desarrollen actividades turísticas, fomentando, estimulando y analizando las posibilidades del desarrollo turístico”.

pol2

Pone énfasis en “proponer el cumplimiento de las leyes, decretos, ordenanzas, reglamentos o disposiciones que se vinculen directamente con los intereses del turismo en general”, para lo cual propone un trabajo constante con las autoridades nacionales, provinciales y municipales del turismo “en todo lo relativo al desarrollo del turismo y su relevancia en la economía y generación de empleo”.

Como lo han difundido desde la AEVYT hay que tener en cuenta “los riesgos de hacerlo por internet, con no licenciatarias o por canales no autorizados: turismo tercera edad, turismo religioso y todo lo que es turismo educativo o estudiantil, sin la mediación de agencias de viajes”.
Si existe una ley que comprende a todos estos aspectos, debemos por el bien de todos respetarla y hacer lo posible para hacerla cumplir. Así podremos evitar inconvenientes y permitir que cada vez más el turismo sea una actividad lícita, segura y de calidad, teniendo en cuenta que todos somos responsables a la hora de contratar y de comercializar viajes a los diferentes destinos y con distintas motivaciones.

 

 

Compartir en mis Redes Sociales
Pin It