"Si debo explicarlo, no sirve”, esa frase ha rebotado en mi cabeza desde hace un tiempo y hoy más que antes.
¿Cómo explicar lo que mi corazón siente? ¿Cómo expresar con palabras lo que arde en mis venas? Quizás, he depositado en mis anhelos la paz que me das y ese es justo mi temor, porque dicen que las mejores cosas están justamente después de la línea del miedo y ahí estas tú.