qw opt

Por Giovanny Preza.
Consultor Empresarial.

 

La International Surfing Association (ISA) ha elaborado un proceso de clasificación con la aprobación del Comité Olímpico Internacional (COI) para el debut olímpico del surf en Tokio 2020, lo que garantiza la participación de los mejores surfistas profesionales del mundo y promueve oportunidades universales para los surfistas de todo el mundo en los Juegos y El Salvador será sede del último Clasificatorio Olímpico de Surfing para “Tokio 2020” reunirá a los mejores Equipos Nacionales de Surf del mundo que compiten por el orgullo nacional, las medallas de oro y las 12 plazas olímpicas restantes. Este gran evento se desarrollará del 29 de mayo al 06 de junio del presente año en el área conocida como Surf City en el Departamento de La Libertad. En dicha zona El Salvador ofrece unas de las mejores olas del mundo (todo un paraíso y desafío para los amantes del surf), infraestructura de pequeños y medianos hoteles, restaurantes, vida nocturna para disfrutar después de las competiciones, una moderna red vial, seguridad para todos los competidores y turistas que se hagan presentes en dicho evento.

Surf City se encuentra a 35 minutos en vehículo de la Ciudad Capital San Salvador y a 25 minutos del principal aeropuerto de El Salvador. Este mundial de surf será una vitrina importante para el desarrollo turístico del país, ya que en él participarán atletas de más de 50 países.

Los turistas y competidores podrán disfrutar de lindas playas de arena negra volcánica, atardeceres paradisiacos, acantilados que invitan a la imaginación al ver al horizonte, sonrisas permanentes en los anfitriones (habitantes de la zona, surfistas locales, personal de seguridad, empleados de sector turismo y todo salvadoreño con quien tengan interacción), una cordillera volcánica que invita a volar entre sus nubes, pueblos pintorescos, música tropical para sacar el ritmo a la vida, gastronomía local e internacional, centros comerciales, museos, sitios arqueológicos, centros financieros, hoteles de ciudad con marcas de las principales cadenas hoteleras del mundo, etc.

Las autoridades locales del Ministerio de Salud de El Salvador (MINSAL) han notificado que en colaboración con otras dependencias del gobierno darán seguimiento y garantizarán que se realicen los protocolos de bioseguridad para este histórico evento que demostrará al mundo que El Salvador es un destino bioseguro para visitar.

¡Bienvenidos a El Salvador!!!, bienvenidos al 2021 Surf City El Salvador ISA World Surfing Games, bienvenidos a las playas de El Sunzal y La Bocana. Los mejores deseos a los competidores nacionales e internacionales y que gane el mejor.

bandera ES

En El Salvador las frases de moda en estos meses que hemos vivido una turbulencia política son: “Un nuevo país”, “una nueva forma de gobernar”, “una nueva clase de hacer política” y otras…. Al escucharlas repetitivamente en los diferentes medios de comunicación tradicional, en todas las plataformas digitales y en las tertulias formales, informales, académicas y de amigos; uno debe realmente cuestionarse lo que conlleva el decir “un nuevo país”

Comencemos preguntándonos ¿Qué es un país? Según la Real Académica de la Lengua Española RAE. País es: Territorio constituido en Estado soberano. O Territorio, con características geográficas y culturales propias, que puede constituir una entidad política dentro de un Estado. Para otros un país es: “Un territorio geográfico concreto que comparte una cultura, una población, una serie de leyes y es políticamente independiente. Está limitado por las fronteras o bordes que comparte con otros países” A partir de estos conceptos no podemos tener “un nuevo país” al menos que uno de nuestros 14 departamentos inicie la construcción inicialmente de un estado independiente para posteriormente convertirse en país.

El escritor Armando Fernandez Steinko (2018) expone lo siguiente: “Los países no existen desde el principio de los tiempos, los países se inventan y luego se van construyendo con políticas decididas y persistentes. Inventar no se refiere aquí a un proceso puramente cultural e ideológico, si bien los bocetos y los diseños son importantes. Inventar es, sobre todo, empezar a mirar las mismas cosas de otra forma, hacerlo desde los problemas por resolver en el presente, significa definir, a grandes rasgos, cómo se quiere que sea ese país, extraer de su larga y contradictoria historia aquello que queremos sirva de referencia para un nuevo diseño, aquello que queremos que «encaje» en nuestro modo de verlo desde hoy para proyectarlo hacia el futuro. El resultado debería ser un nuevo proyecto institucional, jurídico y cultural”.

Regresando a la frase popular de “un nuevo país” e interpretándola de forma coloquial se puede decir que para un ciudadano común es: vivir en mejores condiciones, que el dinero que gana le alcance y sobre para otras cosas, caminar por donde uno quiere sin el temor a la delincuencia común u organizada, que los hijos tenga una educación de calidad que les permita tener mejores oportunidades para afrontar la vida, que se tengan nuevas oportunidades laborales o de crecer en los negocios, que los servicios públicos sean de calidad y de primer nivel, que los políticos ya no roben y que vivan de sus salarios establecidos por la ley y muchas fantasías más.

Todos los cambios que se están viviendo en esta nueva era política tendrán resultados positivos o negativos en el mediano y largo plazo, no hay fórmulas mágicas ni mucho menos proyectos políticos, económicos y sociales que den resultados de inmediato; si hay formas y fórmulas de crear las bases para que esos cambios lleguen y generen el “nuevo país que todos queremos”

Pero si la idea es ver “un nuevo país” de forma inmediata y diferente haga un tour físico o virtual a Holanda, Suiza, Singapur, Suecia, Australia, Canadá, Japón, Dinamarca, Finlandia o Alemania; en estos países si observara de primera mano la calidad de vida de sus habitantes, la clase política que los gobierna, los servicios sociales de primer nivel, los índices de seguridad y todo lo que soñamos para nuestro querido El Salvador.

 

Muchas personas por el estilo de vida de las grandes ciudades (salir temprano de casa y regresar noche), no tienen tiempo de una formación continua que abone a sus conocimientos previos ya sea online o presencial y que le permita crecer profesionalmente. La pandemia del Coronavirus COVID-19 ha hecho que un porcentaje muy grande de la población este recluida en sus casas y algunas de ellas siguen con actividades laborales utilizando las diferentes plataformas tecnológicas, pero la gran mayoría están ociosas solamente pendientes de las redes sociales, de los memes, de las series, largometrajes, documentales, películas y mucho más por el servicio de vídeo bajo demanda (VBD), (en inglés video on demand, VOD) por streaming, algunas se entretienen con juegos de mesas y otro tipo de actividades.

bus01


Cuando no es época de campaña electoral al leer los periódicos nacionales físicos o digitales, navegar por las redes sociales, al escuchar los noticieros y los diferentes programas de las radios o al ver los noticieros y los programas de opinión en la TV hay temas muy repetitivos (delincuencia, salud, economía, educación, corrupción, fútbol español y el transporte público) que acaparan la atención de los políticos, del público en general y la opinión de los “conocedores’’ que son entrevistados por estos medios de comunicación.


Olvidemos los otros temas y centrémonos en el transporte público (buseros y microbuseros) y en la opinión de los viejos y nuevos políticos; cuando estos hablan de este sector las expresiones o los señalamientos más comunes son: Hay que sancionarlos por alza en tarifas de buses, buseros salvajes, buses chatarras, delincuentes con permisos del Viceministerio de Transporte (VMT), congestionamiento vehicular por culpa de los buseros, cafres al volante, la Policía Nacional Civil (PNC) tiene que aplicarles las leyes de tránsito, los buses son los mayores contaminantes del medio ambiente, se roban el subsidio del estado, nunca paga las esquelas, mal servicio al usuario del transporte público, rutas de la muerte, seudo empresarios, hay que quitarles los permisos o las líneas y muchas más malas expresiones. Por la anterior pareciera que son lo peor de lo peor, que son representantes del averno; para rematar cuando el COVID 19 centro toda la atención se dijo que las unidades de transporte podrían ser los mayores focos de infección del famoso virus.


Por consiguiente, ningún político de los actuales les “apoya” abiertamente, los “nuevos” les huyen como a los leprosos en la época de Jesús y los Vice Ministros del VMT de turno siempre están en guerra total contra ellos por lo menos ante la opinión pública.
Para echar más leña al fuego a este sector y para no olvidar que día tras día o viaje tras viaje son extorsionados o les piden la renta en los diferentes sectores o lugares donde circulan diariamente.


Pero llega su agosto, la navidad, los reyes magos o les aparece el genio de la lámpara en la época de las elecciones porque de la noche a la mañana todos los políticos ya no hablan de ellos y por derivado se alejan del foco de los medios de comunicación y simplemente ya no son temas de conversación en ningún pasillo o foro público. En esta época los transportistas con esos buses discriminados en cierta época del año son los que llevan a los seguidores o no de los partidos políticos a las concentraciones o mítines políticos, en sus costados o en la parte trasera llevan esos nuevos rostros de “jóvenes” políticos pidiendo el voto con una sonrisa fingida y con un gran trabajo de los especialistas del Photoshop y de otros programas de diseño; el día de las elecciones los buseros son los más buscados y queridos por que les llevan a sus votantes hasta las urnas principalmente a los que residen en el campo o los que los centros de votación no están a la vuelta de la casa.


Dentro de unos meses posterior a las elecciones se va el sol y regresaran las nubes negras sobre ellos y les empezaran a decir todo lo peyorativo que se pueda, se escribirán muchos titulares condenándoles, en muchas plenarias de la Asamblea Legislativa los rostros que hoy lucen en sus diferentes rutas los tildaran de mercenarios, regresaran a la guerra con el VMT y contra la opinión pública. Lo bueno es que ellos ya son viejos lobos de mar y revisan el próximo calendario electoral para saber cuándo les toca ganar el premio gordo nuevamente.

 

El Salvador y el mundo entero se enfrentan en estos días a una nueva pandemia. Ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el Coronavirus o COVID-19 se ha expandido en varios países del globo terráqueo de manera simultánea.