Muchas personas por el estilo de vida de las grandes ciudades (salir temprano de casa y regresar noche), no tienen tiempo de una formación continua que abone a sus conocimientos previos ya sea online o presencial y que le permita crecer profesionalmente. La pandemia del Coronavirus COVID-19 ha hecho que un porcentaje muy grande de la población este recluida en sus casas y algunas de ellas siguen con actividades laborales utilizando las diferentes plataformas tecnológicas, pero la gran mayoría están ociosas solamente pendientes de las redes sociales, de los memes, de las series, largometrajes, documentales, películas y mucho más por el servicio de vídeo bajo demanda (VBD), (en inglés video on demand, VOD) por streaming, algunas se entretienen con juegos de mesas y otro tipo de actividades.

 

El Salvador y el mundo entero se enfrentan en estos días a una nueva pandemia. Ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el Coronavirus o COVID-19 se ha expandido en varios países del globo terráqueo de manera simultánea.

El Banco Mundial estableció este mes de octubre de 2019  una ambiciosa meta educativa: reducir la tasa mundial de pobreza del aprendizaje al menos a la mitad para 2030. La pobreza del aprendizaje se define como el porcentaje de niños de 10 años que no pueden leer y comprender un relato simple.

La generación de los milenials demuestra mucho menos confianza que la de los baby boomers o de la Generación X. Además, a diferencia de sus congéneres más viejos, los milenials están mucho más inclinados a confiar en la tecnología para tomar decisiones informadas. Como director del programa universitario de marketing de Wharton, el profesor adjunto Keith Niedermeier tiene una visión específica sobre este grupo, al que imparte clases en un curso básico de marketing desde hace 18 años


Los mercados financieros mundiales siempre están a la expectativa de las operaciones bursátiles en las diferentes bolsas de valores, las operaciones relacionadas con petróleo que son tan volátiles que hacen efectos cascadas en la economía global; cuando el precio del crudo está a la baja los diferentes mercados festejan y celebran con sendas fiestas de bienvenida a momentos de abundancia… Pero cuando el precio del crudo está al alza la gran mayoría de las empresas principalmente las que tienen presencia en los mercados transnacionales ajustan el incremento de costos a sus beneficios esperados y, consecuentemente, su cotización en bolsa.