El viajero se encuentra por primera vez en Rusia. Ha viajado para conocer la región de Leningrado, situada en la zona de San Petersburgo, la bella ciudad de los zares. La región al este de Finlandia, el Mar Báltico y Estonia, tiene una imagen parecida a una mariposa.


Esta mañana hemos pasado por las oficinas de turismo de Gátchina, donde nos hablaron de la región, que recibe anualmente unos tres millones de turistas, de los que 1,2 millones son extranjeros, principalmente, americanos, finlandeses, alemanes, franceses y españoles, por este orden. El alojamiento es el hotel Gatchina, agradable y bueno para ser un hotel de tres estrellas. Fue inaugurado en octubre de 2015. La noche sale por 37 euros, con desayuno y wifi incluidos. Recomendable. http://hotel-gatchina.ru/
La región de Leningrado basa su actividad turística en la promoción de sus palacios, iglesias, y hasta dos singulares rutas, totalmente contradictorias, La Ruta Imperial y la Ruta Roja, en honor de Lenin, sin olvidarse de sus grandes personajes, como Pedro el Grande, Vladimir Lenin, Alfred Nobel, o los escritores Alexander Puskhin y el ruso - americano Vladimir Nabokov, autor de la novela “Lolita” que causó escándalo cuando fue trasladada al cine.
A media mañana, un joven actor simulando un barrendero de la ciudad fue explicando la ciudad en ruso y traducido por mi guía Alexander Lebedev, que ha estudiado filología hispánica y conoce muy bien España. Obviamente, además de ruso habla español, inglés, francés, portugués, italiano y catalán… Para que se sepa quién es, aquí está su referencia: www.sanpetersburgoguia.com . Tfº + 7(964) 385 68 27-Un magnífico profesional.
El primer punto, la catedral ortodoxa de la Santa Madre de Dios, que en tiempos soviéticos había sido convertida en un almacén, dado que se vivió en un estado ateo. Enfrente la casa más antigua de la ciudad, de unos 200 años, y construida toda de madera.
Una rica sopa de remolacha y un stroganof, que nunca llegó debido a que se olvidaron dos segundos platos en el restaurante Kafé (https://cafe-watch.ru ), algo incomprensible si se quiere atender bien al turista. El único incidente de la jornada, aunque en la carta ofrecía vinos de diversos países, entre ellos el español "Castillo de Albi," blanco, rosado y tinto, a 1.800 rublo la botella, unos 24 euros la botella.
Por la tarde, la visita se dedicó al Gran Palacio de Gátchina, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con sus preciosos salones y especialmente el verdadero trono del Zar Pablo I. A la llegada nos recibe un enorme patio lleno de nieve que está quitando una máquina y un tractor. A la salida veo que son unos 40 centímetros de blanca capa. Detrás se adivinan helados, unos preciosos jardines. http://gatchinapalace-ru<br< a="">>La última visita fue al pequeño, pero simpático Palacio de Priorato, junto a un lado totalmente helado. Es una referencia importante en la Orden de Malta, ya que en 1796 el emperador Pablo I fue el protector de dicha Orden. Es un edificio realizado con una argamasa especial elaborada para su construcción.
La cena fue en Kitchen´s Friend, un restaurante para salir del paso. En la mesa ofrecían un anuncio con vino de La Rioja “Marqués de Abadía”, a 490 rublos la copa (6,5 euros) y la botella, a 2.300 rublos (30,5 euros) www.vk.com/fr.kitchen

Compartir en mis Redes Sociales
Pin It